Otros productos de la LOMBRICULTURA

LOMBRIZ VIVA

Es este un excelente alimento para aves, ranas y peces, de modo que sirven para sustentar criaderos de estos animales. Se necesitan enormes cantidades diarias para mantenerlos, de modo tal que la producción de lombrices debe ser masiva y sostenida.
Las lombrices vivas pueden realizar el tratamiento de los residuos orgánicos domiciliarios, con lo cual se convierte en abono ecológico los desperdicios familiares. Para ello es necesario como mínimo un núcleo de lombrices.

HARINA DE LOMBRIZ

Una vez desecada a bajas temperaturas, las lombrices pierden entre un 80 y un 85% de agua. El resto es un producto que posee proteínas de alto valor biológico, en un porcentaje cercano al 70%, y aproximadamente 10% de grasas. Por esta razón resulta una sustitución ideal de la harina de carne y la de pescado, como las que actualmente se usan en algunos procesos: alimentos balanceados o conservas.
Un dato de importancia referente a esta harina es que mantiene su contenido de proteínas independientemente de su edad o de la época del año.

RESACA DE LOMBRICULTURA

El material que queda en las zarandas (proceso por el cual se separa el humus de lombriz en estado puro), permite recuperar cocones (huevos) y lombrices jóvenes. El resto, es un compuesto muy rico en nutrientes. Es de gran utilidad para realizar mezclas que se utilizan en cultivos especiales.

SUSTRATOS TECNICOS

Se trata de mezclas de diversos elementos: tierra negra, arena fina, resaca de compost y por supuesto, humus de lombriz, en proporciones adecuadas, destinados a ser utilizados directamente en la maceta y/o cantero, facilitando la tarea del cultivador.

 

Volver a la página de Inicio.